Perspectiva histórica de FairCoin

Una de las objeciones más comunes que inevitablemente oiremos respecto a FairCoin es que la gente más radical no debería implicarse con ningún tipo de dinero. Este argumento tiene una atracción superficial, pero sin duda se puede observar que tal negación abstracta se anula a si misma con su propia irrealidad: en el mundo actual todas nos vemos obligadas a utilizar euros para nuestras transacciones relevantes -ésta es la forma más fácil de refutar una afirmación tan dramática, mostrando que el sistema monocultural existente no tiene capacidad para enfrentar determinados cambios que no encajan en un esquema simple e instantáneo de "o una cosa u otra" a lo largo del tiempo-. La otra forma de examinar tal crítica es refutarla desde la perspectiva del trasfondo histórico.

Así pues, en tal crítica se presupone una verdad eternamente válida, en cuanto a lo que el radicalismo significa o implica. Sin embargo, los primeros socialistas utópicos, como Owen y St. Simon, estaban, por el contrario, directamente interesados en organizar las herramientas colectivas y la conformación de la nueva sociedad en cooperativas económicas; y de la misma forma, una de las principales preocupaciones de Proudhon era crear un banco equitativo que facilitase el crédito para las trabajadoras y agricultoras empobrecidas. Dichas ideas están lejos de estar desfasadas; de hecho, proporcionan las bases materiales para gran parte de lo que más tarde se conoció como el "movimiento obrero", que siempre tuvo un fuerte componente relacionado con las cooperativas y la creación de alternativas económicas al sistema imperante. 

Esto también se observa en la historia de la revolución española de 1936, donde no había esa clara distinción entre las cooperativas y el trabajo político a la hora de crear un mundo nuevo y más justo. Así, incluso a partir de un breve estudio de la historia, vemos que tal distinción presupuesta por esta crítica altamente dualista no existía realmente en los grandes momentos de rebelión del pasado. A un nivel más profundo, podría incluso analizarse históricamente el fundamento de tal crítica y proponer que tal abstracción y desconexión entre los medios y los fines, los deseos y las herramientas necesarias para lograr esos deseos, es en realidad un producto de nuestra propia sociedad postmoderna, donde existe una sociedad oficial claramente disfuncional, corrupta y financializada, un deseo generalizado de cambio y, sin embargo, una falta de propuestas y programas claros para transformar el mundo, debido a los fracasos de los modelos de cambio radical social del pasado, anclados como estaban en las concepciones del Estado.

Esto se relaciona en general con la espinosa cuestión de cómo cambiar el mundo actual. Pero en el pasado estaban convencidas de que sería un proyecto a largo plazo y podría decirse que de carácter gradual, combinado con momentos de avance extremo; en otras palabras, el desarrollo sería algo parecido al descrito por el término de "equilibrio puntuado". Esto significaría compromisos necesarios con el mundo objetivo, pero también la determinación de que tales compromisos serían un paso parcial en el camino hacia el cambio de ese mundo y que, por tanto, serían una serie de pasos, ninguno de los cuales tendría un carácter total, pero que tomados en la dirección y el camino correctos, conducirían finalmente a una forma más elevada de progreso social.

FAIRCOIN IS BASED ON PROOFED BLOCKCHAIN TECHNOLOGY. USAGE AND MARKET VALUE REMAIN ON YOUR OWN RISK.
Imprint & Contact | Privacy | Logos, Posters and Stickers | Brochures | Presentation Slides | White Paper | CMS Login

To top